Dra. Isabel Alacan

Contáctame: +1 305-804-9497

Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC)

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo es uno de los trastornos de ansiedad, específicamente, es un trastorno neuro psiquiátrico, complejo, caracterizado por la presencia de obsesiones y compulsiones. Y aunque todos tenemos nuestras rutinas diarias, como bañarnos antes de acostarnos o lavarnos las manos antes de comer, sin embargo, para las personas con TOC, presentan patrones de comportamiento que interfieren en su vida diaria.

Las obsesiones son imágenes o pensamientos intrusos, no deseados que provocan mucha angustia o miedo, mientras que las compulsiones son actos repetitivos que la persona realiza en un esfuerzo por aliviar el malestar generado por las obsesiones. El TOC afecta a uno de cada 40 adultos y a 1 de cada 200 niños, lo que equivale a aproximadamente 5 millones de personas en Estados Unidos. Afecta a varones y mujeres por igual y por lo general, y comienza entre los 6 y los 25 años.

La mayoría de las personas con Trastorno Obsesivo Compulsivo saben que sus obsesiones y compulsiones no tienen sentido, pero no pueden ignorarlas ni refrenarlas.

Síntomas:

  • tienen pensamientos o imágenes repetitivas sobre varias cosas diferentes, como miedo a gérmenes, la suciedad o de mantener las cosas con una simetría perfecta.
  • realizan los mismos rituales una y otra vez tales como lavarse las manos, abrir y cerrar puertas, contar, guardar artículos innecesarios, o repetir los mismos pasos una y otra vez.
  • tienen pensamientos y comportamientos indeseados que no controlan.
  • no obtienen placer de tales comportamientos o rituales, pero sienten un leve alivio de la ansiedad que estos pensamientos causan.
  • pasan por lo menos una hora al día con estos pensamientos o rituales, los cuales causan angustia e interfieren con sus vidas cotidianas, por ejemplo, llegar tarde a las citas por chequear la cerradura muchas veces.

¿Cómo afecta el TOC en la educación del niño?

  • El TOC puede afectar la capacidad de aprendizaje, enfoque, concentración e interacción social del niño. Hay varios signos de advertencia que debe tener en cuenta si sospecha que su hijo tiene un TOC.
  • Por ejemplo: Las compulsiones activas, como volver físicamente sobre los propios pasos, borrar exageradamente, ordenar o arreglar las cosas que tiene en el escritorio o en un armario, y lavarse demasiado las manos, son síntomas comunes en la escuela. También, pueden evitar la clase de arte por ejemplo, (quizá por no ensuciarse las manos).
  • Las personas con TOC también pueden experimentar depresión, aislamiento social, ira y disfunción sexual debido a que sienten que pierden el control sobre su vida.

La vida de la persona con el Trastorno Obsesivo Compulsivo es muy difícil, al igual que la de su familia, por ello, es importante que todos los involucrados se aprendan acerca de esta condición y busquen la ayuda de un psicólogo o psiquiatra para que éste realice una evaluación y la persona afectada reciba el tratamiento adecuado.

0
Your Cart is empty